La dieta cetogénica contra el cáncer

Pocos investigadores tienen la esperanza de encontrar una misma falla para todos los tipos de cáncer, aunque algunos científicos que trabajan sobre el metabolismo creen que ésto no sería imposible ya que todos los tumores tienen una cosa en común: están hambrientos de azucar. 

Para ser más precisos, debemos hablar de la Hipótesis del fisiólogo alemán Otto Heinrich Warburg, quien postuló en 1924 una teoría sobre el origen del cáncer que sostiene que lo que conduce a la carcinogénesis es una respiración defectuosa causada por un daño en las mitocondrias (orgánulos celulares encargados de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular.

Cuando las células son cancerosas, dejan de respirar normalmente y para obtener energía, hacen uso de la glucólisis (vía metabólica encargada de oxidar la glucosa con la finalidad de obtener energía para la célula), seguida de la fermentación láctica. En otras palabras, en vez de desarrollar un proceso de respiración completo en presencia de cantidades adecuadas de oxígeno, las células cancerosas fermentan. Desde el punto de vista energético, las fermentaciones son muy poco rentables si se comparan con la respiración aerobia ya que a partir de una molécula de glucosa sólo se obtienen dos moléculas de ATP( el adenosín trifosfato es considerado por los biólogos como la moneda de energía para la vida) mientras que en la respiración se producen 36. Siendo este mecanismo menos eficaz que la respiración, las células cancerosas están literalmente hambrientas de glucosa.

La dieta cetogénica se basa en la cetosis que es una situación metabólica del organismo originada por un déficit en el aporte de carbohidratos, lo que induce el catabolismo de las grasas a fin de obtener energía. Esta terapia exige la estricta regulación de los carbohidratos remplazándolos por grasas saludables y proteínas. El cuerpo en vez de utilizar la glucosa, utiliza las grasas como combustibe. Esta alternativa permite cortar con el suministro de glucosa y así cortar con lo que el cáncer necesita para crecer.

Esta estratégia terapeutica de privación selectiva de tumores por modificación del régimen alimentario es una de las principales formas de terapia para que los pacientes aumenten las posibilidades de combatir la enfermedad.

Fuentes: CNRS y Asociación Professional Española de Naturopatía y Bioterapia.