La Cúrcuma.

Probablemente la sustacia más anticancerosa que existe.

La cúrcuma es un potente antiinflamatorio muy usado en la cocina hindú y en la medicina ayurvédica. Es el componente que le da el color amarillo al curry.

El principio antitumoral de la cúrcuma es la curcumina, capaz de inhibir el crecimiento de muchos tipos de células tumorales (ovario, mama, colon, hígado, pulmón, páncreas, estómago, vejiga, etc). Hay estudios en los que se han visto resultados increíbles.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22272768
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22253518
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18370854

Propiedades: Frena la progresión de las metástasis, induce la autolisis de las células tumorales (el suicidio de las células cancerosas). Disminuye la inflamación peritumoral. Inhibe al factor NF-kappaB, que es el que protege a las células tumorales frente a los mecanismos de nuestro sistema inmune para eliminarlas. Tiene efecto alcalinizante, creando un medio hostil para la célula tumoral. Potencia la actividad de la quimioterapia y ratioterapia. Protege a las mucosas, hígado y riñones de los efectos secundarios de la quimio. No tiene efectos secundarios ni contraindicaciones. ¿Que más se puede pedir?

Consumo: Lo ideal sería consumir al menos 5 gramos de cúrcuma al día (media cucharadita de café), pero ojo, para que se absorba a nivel intestinal hay que mezclarla con una pizca de pimienta negra y aceite de oliva o de lino. Su eficacia también se aumenta si se toma junto a la genisteína presente en la soja y con té verde. Así que después de un rico arroz aromatizado con cúrcuma y con brotes de soja nos tomamos un té verde y a mantener el cáncer a raya. Ah, y si añadimos una copita de vino tinto eco, ya nos olvidamos de las células tumorales.
Lo podemos añadir a todos nuestros platos: sopas, guisos, arroces, zumos vegetales, ensaladas, etc.
El único inconveniente que tiene es que lo tiñe todo.

LECHE DE CÚRCUMA
Esta es una forma diferente y original de consumir cúrcuma. Cuando se calienta la cúrcuma con una grasa y pimienta la concentración de curcumina se potencia.

Ingredientes
2 tazas de leche vegetal sin azúcar (mejor avena)
2 dátiles, sin hueso
1 cucharada de sirope de ágave
1/2 cucharadita de cúrcuma
1 pizca de pimienta negra molida
1/4 cucharadita de canela
1/4 cucharadita de jengibre molido
1 cucharadita de aceite de oliva virgen extra

Instrucciones
1. Calentamos la leche junto al resto de ingredientes. Llevamos a ebullición y calentamos 2 minutos removiendo continuamente. Dejamos templar.
2. Batimos todos los ingredientes y ya tenemos lista nuestra leche. Podemos tomar fría o caliente.